Segunda Semana

14

septiembre

2008

16:04

Mi personaje

Mi segunda semana ha estado cargada de trabajo, me paso el día pegado al ordenador, las clases son 7 horas, pero después me voy a lo que llaman Lab Time, que son otras 3 horitas para seguir dándole. Mi comparación con la creación de una marioneta no podía ser más acertada: esta semana hemos estado aprendiendo a crear controles para manejar nuestro personaje, controles para los brazos, las piernas, cada dedo, para que el personaje quede pegado al suelo… la verdad es que es muy curioso y distinto de lo que conocía de la animación.

      muñeco

La animación 3D es todo un mundo: Yo en mis cortos animo gran parte fotograma a fotograma, y en flash meto alguna que otra interpolación, esto es un fotograma de inicio de acción y otro de fin de acción y el programa se encarga de crear los intermedios. En flash las interpolaciones son bastante básicas, en Maya, sin embargo, puedes hacer el clásico ciclo de un personaje andando con apenas tres fotogramas clave y generar mediante interpolación unos 24 fotogramas, lo cual está realmente bien. Sin embargo, la parte digamos negativa, es que debemos establecer bastantes controles para nuestro personaje y no puede salirse de determinados parámetros ya que si no, se deforma la maya y queda muy feo. De modo que uno está un poco encajonado a la hora de animar, ¡pero ojo! es un cajón muy grande y lo que queda fuera es sucio y raro.

La verdad es que estoy un poco estresado porque me queda muchísimo por hacer y no sé si me dará tiempo, así que para poder seguir trabajando a todas horas, he sucumbido al consumismo y me he comprado un Mac. Desde mis épocas de estudiante de ilustración, siempre desee tener uno: viendo a mis compañeros con sus portátiles y estando rodeado de Macs en la Film Academy todo el día… pues al final me moría de envidia. Ahora mismo os estoy escribiendo conectado al wifi de la residencia, me siento como el blogero de Camara Abierta 2.0. Ahora puedo conectarme prácticamente en cualquier sitio, ya que por ejemplo la mayoría de las cafeterías Starbucks tienen wifi.

Mi vida en Nueva York
Sin duda el Nueva York que más me gusta es por la noche, creo que ahí es cuando la ciudad luce todo su esplendor y la oscuridad oculta sus defectos, ya que hay una dualidad entre edificios super pulcros y modernos y calles destartaladas, con basura acumulada. Me encanta ir al centro por la noche o dar un paseo y contemplar los edificios iluminados desde lejos. Cuando salgo de la Academia que suele ser a las ocho, el Crysler me recibe con sus luces y me encanta.
El otro día salí de bares con un español que he conocido por Internet: es curioso que te pidan el ID -en mi caso el pasaporte- en todos los bares. Estuve en un bar viendo a los americanos jugando al duro (juego de beber), me llamó bastante la atención por que creía que la cultura de beber era muy distinta a la española, pero está visto que en todas partes la peña se tosta lo que puede. Todo es caro, aparte de que tienes que dejar un dólar por cerveza y unos dos por copa, si no quieres que el camarero salte la barra y te asesine. Cogí el metro casi a las 4 y la verdad es que siempre hay gente, de modo que uno tiene cierta sensación de normalidad y no da tanto “canguis” como pensaba.

Cosas que me llaman la atención de Nueva York
- El metro, aquí llamado Subway: parece increíble que una ciudad tan grande tenga un metro que parece tercermundista. Es muy eficiente, cierto, y puedes recorrer todo Nueva York con él, no solo Manhattan también Queens o Brooklyn. Pero cuando bajas parece que entres en el infierno: un calor brutal, unas estaciones destartaladas, alguna que otra rata paseando por las vías, cuando llueve el agua se filtra por todas partes… vamos, una preciosidad. Que nadie se queje del metro de Madrid que le da cien millones de vueltas.

- La gente que no dice ni “hola” ni “adiós” en el ascensor de la residencia ni en el de la Academia, un poquito de educación, por favor, que un “hi” y un “bye”, no cuestan dinero.  

      2 J