9.000.000 de razones

Soñaba el ciego que veía, y soñaba y lo que quería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *