A FUEGO

En la convivencia, la pelea se hace rutina debido a que no nos escuchamos el uno al otro; nos limitamos a imponer nuestra visión de las cosas sin tener en cuenta a la otra persona.
En la acalorada discusión donde llegamos a perder las formas, siempre hay uno que retira del fuego, la olla a punto de explotar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *