Dos gardenias para ti

Alfredo está exultante. Está seguro de haber encontrado el amor de su vida, con la que se ha citado dentro de dos horas. Se ha engalantonado más que nunca, se ha echado colonia en vez de AXE, incluso se ha lavado detrás de las orejas, se ha puesto traje…pero todo se tuerce a la hora de escoger corbata. ¿Morada o roja? Se decide por la roja, la cual se encuentra en lo alto de un armario. Alfredo se encarama a él, dispuesto a alcanzar su objetivo. Se masca la tragedia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *