El adoquín

Un adoquín mal colocado puede ser el motivo perfecto para hablar y para convertirse en uno más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *