EL GUARRO

Una noche cualquier Candela vuelve en metro a su casa. Lee un libro. El vagón está prácticamente vacío hasta que entra él. Se sienta en frente.
Una mirada.
Otra,
otra
y otra…
¿Es qué no va a parar?
“La imaginación no tiene tiene limites, el miedo los pone”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *