ISABELLA

Absorta con la belleza de una flor sobre la mesa del salón, Isabella se pregunta dónde está la belleza ahora que su cuerpo ha envejecido. El monólogo plantea una pregunta sobre la naturaleza de la belleza, y si ésta es inherente al objeto o a la mente que la percibe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *