SOY YO

Encuadrando en los convencionalismos y obedientes al monstruo del marketing, la meta sería un abdomen plano. Horror, salgo de los cánones sociales y la disyuntiva de la resignación o auto tortura, mi salud o la figura estereotípica, ser feliz o satisfacer al fantasma de la gordo fobia, el culto al dios de los temores ha instaurado. Si señor, Soy Yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *